viernes, 26 de febrero de 2010

lichis en copitas petit



En nuestro viaje a Tailandia este verano, increíble por cierto, hay una fruta que no dejó indiferente a nadie, los lichis.
En apariencia muy similar a un madroño.
Pequeñito y muy sabroso. La cáscara que lo cubre es rojiza, durita y fina por lo que se quita con faciliad y por dentro su carne blanquita (como una uva pelada) de textura suave y con un sabor difícil de describir, a mi me parecía una uva muy muy madura con un toque especial y más carnoso.

Un día paseando en mi ciudad por un pequeño comercio me llevé la grata sorpresa de encontrarme con un bote de estos frutos pelados, deshuesados y en su propio jugo y no lo dudé, los compré. Así he podido compartir con alguién más esta pequeña maravilla y repetir la experiencia de su sabor en nuestras papilas.

Pensé en cómo presentarlos y hacerles así más atractivos si cabe y aquí el resultado.

Ingredientes (para 5 personas):
  • 10 lichis pelados y deshuesados
  • mosto
  • 5 palillos de madera
  • 5 copitas petit de cristal
Preparación:

Metí en el congelador unas cuatro horas antes de la degustación las copitas, en la nevera los lichis y el mosto. Pasado ese tiempo...pincho dos lichis por palillo, los pongo dentro de cada copita y cuando tengo los cinco montados los riego con mosto por encima hasta llenar cada copa.

Aquí el protagonista es el lichi y una vez más no dejó indiferente a nadie!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada