domingo, 28 de febrero de 2010

filo de queso y membrillo


Nunca me falta carne de membrillo en el congelador (gracias a Victoria, Ana...y cómo no mi abuela). Me cuesta encontrar la ocasión para comerlo y eso que me encanta pero... es lo que tiene el membrillo...Casi siempre lo corto en láminas a modo de milhoja alternando con queso fresco, pero esta vez decidí esconderlo un poco. A Víctor no le seduce mucho y pensé que quizás de esta manera al no saber lo que se encontraría, templado y con un aspecto diferente pues quizás le gustase un poco más. Lo conseguí, se lo comió!!

Ingredientes:

  • Carne de membrillo
  • Recortes de pasta filo
  • Almendra cruda picada
  • Yema de huevo
  • Queso fresco

Preparación:

Descongelo unos recortes de pasta filo que tengo en el congelador. Pongo el horno a 180º por ambos lados. Corto en cubitos la carne de membrillo , lo mismo con el queso fresco y por otro lado bato la yema.

Lo monto de la siguiente manera: dispongo sobre papel de estraza recortes de filo, en el centro varios cubitos de queso y membrillo y los voy escondiendo con las diferentes capas de filo ayudándome un poco con una brocha de silicona mojada en yema. Repito estos pasos tantas veces como unidades quiera. Una vez bien envuelto, echo por encima unas almendras picadas y listo para hornear. Después de unos 10 minutos más o menos, cuando hayan tomado color, los saco, dejo que templen un poco y... está bueno, muy bueno!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada