jueves, 25 de marzo de 2010

marmolado de vainilla



Todo un clásico, el bizcocho de yogur ahora cargadito de vainilla! este bizcocho curiosamente se hizo con el horno apagado, eimmm?? sí, increíble. A mi si me lo cuentan me cuesta creerlo. Precaliento el horno, y a los 7 minutos de tener el bizcocho dentro tuve que marcharme de casa y claro, apagué el horno. Pues bien...para sorpresa mía, a mi regreso, el bizcocho presentaba este aspecto. Me quedé sin palabras. En casa de mi madre los hacíamos de mil maneras y casi nunca subían asi que cuando los veo crecer me hace una ilusión...

Ingredientes (utilizo como medida un yogur):
  • 1 yogur de vainilla
  • 3 huevos grandes de corral
  • 1 medida y media de azúcar
  • 2 sobres de azúcar avainillada
  • 2 medidas y media de harina de repostería
  • 1 sobre de levadura
  • 1 medida de aceite de oliva
  • 25 grs de chocolate blanco
  • 25 grs de chocolate con leche
  • 1 chorrito de esencia de vainilla
  • 1 nuez de mantequilla
  • bolas de chocolate para decorar
  • 1 molde de horno
  • 2 moldes de horno pequeños para las magdalenas
  • 1 tamizador
  • 1 cuenco de cristal grande
  • 1 lengua de goma
  • 1 brocha de silicona
Con estos ingredientes no hay duda de que lo que salga tiene que estar bueno.

Preparación:

Enciendo el horno para que se vaya calentando arriba y abajo a 180º. En el cuenco de cristal vierto el yogur, los tres huevos previamente batidos uno a uno, la harina y la levadura tamizada, el aceite, la esencia de vainilla y los dos tipos de azúcar. Hago movimientos envolventes de afuera hacia adentro con la lengua de silicona, hasta que se forma una masa sueltecita. Engraso el molde del horno ayudándome con una brocha y mantequilla derretida. Vierto la mezcla en el molde y lo llevo al horno. Allí debo tenerlo unos 30 minutos. Yo lo he tenido que parar antes porque me he ausentado de casa y he apagado el horno, que yo no sé pero debe ser que guarda muy bien el calor porque el bizcocho cuando he regresado con el mismo calor se ha hecho y así ha quedado.



Cuando estaba virtiendo la masa en el molde del horno me he dado cuenta de que quizás es mucha cantidad y puede que se me salga un poco. No me quiero ariesgar asi que mejor vierto lo que me queda en dos recipientes pequeños (a modo de magdalenas) y los llevo al horno también para que se hagan a la vez.


Decoración:

Mi gran perdición, el chocolate, vaya adicción. Derrito al baño maría el chocolate con leche y lo paso a una manga pastelera de boquilla estrecha. Pinto por encima de cada bizcocho y coloco una bola de chocolate. Dejo enfriar. Para rematar...con un rallador rallo los tres trozos de chocolate blanco...parecen copos de nieve!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada